limpieza sindrome de diogenes

Cómo limpiar la casa de alguien con Síndrome de Diógenes

28/07/2020

Seguro que te imaginas que la limpieza con el Síndrome de Diógenes de por medio requiere de la intervención de un equipo de especialistas. Este trastorno del comportamiento afecta generalmente a personas de edad avanzada que viven solas. Además del total abandono personal y social, viene acompañado de la acumulación en el hogar de grandes cantidades de objetos, basura y desperdicios domésticos. 

Es algo que entraña un peligro no solo para la propia persona, sino también para su entorno y vecindario. Date cuenta de que la acumulación de basura es una ingente fuente de infecciones, roedores o insectos. Por eso, hay que intervenir cuanto antes. Ahí es donde cobra importancia el  papel de Limpiezas Abando para actuar a fondo y vaciar las casas de las personas afectadas por esta enfermedad. El tipo de servicio a ofrecer en estas viviendas dependerá del punto de partida. Por descontado, de la mano del cliente o sus familiares seleccionaremos los objetos que puedan tener algún valor como libros, vajilla, joyas o fotos. Una vez todo lo valioso esté a salvo, se realizará el vaciado y la retirada de los objetos, trastos y basura que se hayan ido acumulando. Dejaremos la vivienda ordenada y, si es necesario, se transportan los objetos a otro lugar.

Limpieza de la vivienda a fondo

Durante la limpieza, aplicaremos productos con efectos sanitizantes, desinfectantes y desinsectantes. En toda limpieza de una casa en la que viva alguien con Síndrome de Diógenes se ha de contar con el equipo de seguridad apropiado (guantes y mascarillas). No podemos olvidar que la acumulación de basura, además de liberar esporas dañinas si se respiran, atrae insectos y roedores y puede derivar en una plaga. 

Si hay baldosas, hay que prestar mucha atención a las separaciones ya que suelen mancharse y salir moho en lugares muy expuestos a la humedad. Hay que utilizar productos desinfectantes para evitar los malos olores y la eliminación completa de los gérmenes y bacterias.

Si es necesario, se repararán las zonas dañadas como puertas, bisagras, cristalería, enchufes o iluminación. Todo con el objetivo de que se pueda seguir usando la vivienda cuanto antes.