¿A qué perfil ha de responder un operario de limpieza?

ofertas de trabajo de limpieza en bilbao

¿A qué perfil ha de responder un operario de limpieza?

Si estás interesando en nuestras ofertas de trabajo de limpieza en Bilbao seguro que quieres saber a qué perfil ha de responder un operario. Lo vemos en las siguientes líneas. 

Los operarios de limpieza son los encargados de garantizar un ambiente limpio en hogares, oficinas, centros educativos, hospitales o establecimientos comerciales. Su responsabilidad es la de mantener los espacios ordenados y pulcros y velar por la higiene y la organización. Existen gran variedad de especializaciones dentro del sector. Algunos operarios de limpieza irán a parar a   hoteles u hospitales, otros a residencias privadas y otros a centros educativos u oficinas. En cambio, otros perfiles se centrarán más en la limpieza de espacios específicos como piscinas, chimeneas, vehículos y fachadas.

Funciones comunes de un operario de limpieza 

  • Limpiar las áreas internas de los edificios, residencias, oficinas y demás establecimientos con herramientas especiales como pulidoras, productos de limpieza y aspiradoras.
  • Desinfectar las superficies.
  • Desempolvar y limpiar los equipos de las oficinas.
  • Reabastecer los sanitarios con jabón, papel sanitario y demás.

En Limpiezas Abando recordamos que estos profesionales han de tomar las medidas de seguridad pertinentes al manejar ácidos y demás químicos. También utilizar vestimenta de protección como guantes, lentes y trajes de seguridad. Además, han de desechar los residuos siguiendo los protocolos establecidos para ello. Como no, también llevar un inventario y solicitar los materiales que necesiten y llevar el registro y seguimiento de todas las actividades.

Perfil del candidato

  • Organización y manejo del tiempo
  • Poder realizar varias tareas al mismo tiempo en un ambiente dinámico y activo.
  • Ser organizado y detallista.
  • Habilidades de comunicación.
  • Comprender las instrucciones de sus supervisores.
  • Tener una actitud positiva en todo momento.
  • Capacidad de trabajar de manera independiente y en equipo.
  • Ser altamente responsable y confiable.

En función del tipo de establecimiento, se valorará la experiencia previa. El tipo de jornada laboral dependerá del sitio en el que se trabaje. En resumen, las competencias más importantes son: tener autonomía, prestar servicio y asistencia, trabajar de forma sistemática y ser resolutivo.